Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

sábado, 17 de agosto de 2013

Mí homenaje a Isabel Seoane














Ahora eres esencia para los mortales y 


una luz que nos
guiarás a través
 


de la oscuridad
mundana.










Dedicada a mí
querida y admirada amiga Isabel Seoane





Cuando muera





No quiero llantos ni penas,


el día que yo muera. No quiero flores


que al cortarlas marchiten


su delicada belleza.





Tampoco coronas que os recuerde


que he muerto, porque en realidad


no será cierto.





No quiero un recuerdo


triste de mi vida, como tampoco


palabrerías de última hora,


de lo buena persona que fui.





Ni comentarios efímeros de


¡qué corta es la vida!


Porque si he muerto,


es que mi hora ha llegado.





Recordar con alegría,


mis ganas de vivir la vida.





Recordad mis palabras


de amistad, de amor,


de sinceridad, difundidas a través


de mis actos y escritos.





El cariño que de corazón os di.


Recordar mis ojos iluminarse


con tan sólo una sonrisa vuestra.





Estoy segura que ello os dará


fuerzas para seguir, en vez


de llorar por mí.





Me iré feliz y alegre por haber


Compartido con vosotros,


un tiempo de amistad, de ternura,


de entrega. De haber sido, tú esposa,


amante o simplemente amiga.





Eso, sólo eso, me hará feliz.


Y recordad ante todo que,


aunque os digan que he muerto,


no lo creáis.





Mientras me recordéis,


seguiré en vuestros


corazones, más viva


que nunca.





Ana Giner

























































































































©


No hay comentarios: