Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

viernes, 9 de abril de 2010

Desear tú sexo


 






 

Quisiera rozar con pétalos

de rosas blancas

tu deseado sexo.



Hacer un altar no con solo

tú imagen; sino con tú

cuerpo y así poder amarte

cuanto yo deseo.



Rociar tú piel

con aromas a

perfumes e inciensos que

me hace venerar

tú magistral cuerpo.



Si me lo pidieras

te bajaría una estrella

o todo el firmamento.



Aunque seguro  

que sentirían celos

de este amor

tan grande

que te proceso.




 

A.G.

domingo, 4 de abril de 2010

Sanaré











El tiempo pasa y cada día te hecho más en falta,

miro alrededor y no te veo,

busco tu cara entre la multitud de la gente

y tan solo encuentro falsas mascaras.



Busco tus caricias en otras manos,

tu cuerpo en otros hombres,

y los besos que no me diste por tus miedos y temores,

intentando dar todo ese amor que tú no quisiste.



Mi cuerpo desea verte

la razón me confunde y me engaña,

divagando entre los recuerdos

por los rincones de otras sábanas.



Yo no creo en cuentos de hadas,

no creo en príncipes azules,

ni siquiera creo en nada.



Pero con toda la fuerza de mi ser,

intentaré olvidarte, centraré todo mi tiempo

y lograré sanar las heridas

que al tu no querer que te amase,

han hecho pedacitos mi corazón y mi alma.






A.G.