viernes, 26 de julio de 2013

¡Te quiero!












En silencio…, mis labios se deslizaban por tu piel


como si musitaran una oración,


ungiendo mis manos en tu cuerpo,


y, en tu regazo, mi boca perdiéndose


en tu fuente de diosa... bebiendo.





En silencio…


tan sólo roto por el deslizar de una caricia,


por el sonido de un beso,


por susurrarte un «te deseo» al oído.


Como en una plegaria,


soy acariciado por el brillo de tus ojos,


rodeado por la noche de tu cabello.





En silencio…


del amor diosa pagana,


te adoro… a ti,


que me hiciste sentir hombre


entre tus brazos vibrando,


a ti que me hiciste sentir niño


desfalleciendo sobre tu cuerpo


mientras musitaban mis labios


 ¡Te quiero!





Del libro “Crisol de
sensaciones”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.