Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

miércoles, 24 de julio de 2013

¿Por qué?






Hoy día
veinticinco de Julio hace dieciséis años que mi madre falleció y por cosas de las
casualidades de la vida, le dimos sepultura mañana día veintiséis, justo el día
de nuestro Santo. ¿Casualidad?...



Pero es
mentira, para mí no hace dieciséis años, ya que el tiempo en este plano es
relativo.  Para mí fue ayer cuando se fue
de mi lado. Y aunque la echo muchísimo de menos, me ha dejado el mejor legado,
luchar y luchar por conseguir lo que se desea. Esa fuerza de espíritu que he
heredado de ella, es mi mayor regalo hacía ella. Y este dónde esté, estará
orgullosa de que casi, casi, lo he logrado. Te quiero mamá.





¿Por qué?





Llena de vida y sin desearlo
te fuiste,


Madre. Te llevaste contigo mi
único


y verdadero gran amor, el
tuyo.





Desgarrada toda esperanza,


olvidaste llevarme contigo.





¡Ay, madre qué hago sin ti!


Cómo voy a vivir sin el mirar
de tus ojos,


Sin tus manos que me dan
sostén.





Vivo sin vivir, Madre.





Con este dolor que merma mi
vida,


no vivo, más se rompió mi
corazón.


El mayor de mis pesares,


el vacío más grande.





Mis lágrimas no te harán
regresar,


pero sigue mi corazón
llorándote, Madre.


voy de aquí para allá,
desesperada…


y como un esperpento,


vago sin darle importancia a
nada.





El cielo y la tierra ya no
tienen sentido


¡Qué tristeza más grande
alberga mi existir,


Y qué cruda y amarga realidad
¡Madre!


Seguir viviendo sin ti..!





Dedicada a la mujer que me
dio la vida.




Mi madre. Te quiero mami.


Del libro "Naturalmente Enamorada"


No hay comentarios: