viernes, 17 de mayo de 2013

Desde mí corazón










Perdoné
errores imperdonables. Intenté sustituir personas insustituibles y arrancar a personas
de mi corazón inolvidable. Me decepcioné de personas que pensé que jamás me
decepcionarían, pero también hice amigos eternos. Sonreí cuando mi corazón
lloraba y lloré oyendo música y viendo fotos de mi niñez. Pensé que me moría de
la tristeza, tuve miedo, miedo de perder a alguien especia y lo perdí.


¡Pero
sobreviví!  ¡Y todavía sigo viva! 


Aprendí
que a veces el que arriesga no pierde absolutamente nada y que perdiendo
también se gana.


A.G.


©


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.