martes, 29 de enero de 2013

Expresión












Que sean mis manos las que
te expresen,


que sean mis ojos lo que te
hablen,


y que sea mi cuerpo el que
musite,


los «te quiero» de cada
noche.





Comprenderás entonces que
no


te mentí cuando te dije,


que en mi cama nadie más
que tú,


ni nadie venera más mi
cuerpo.





Que la vida es muy corta,


y aunque la espera sí es
muy larga,


esperaré todo lo que haga
falta.





Nunca te mentí, no tengo
motivos


cuando te dije que te
amaba,


mi alma es libre y si he
decidido


quedarme contigo, no es por
ninguna


razón extraña.





Me quedo contigo porque te
quiero


y porque me da la gana.





A.G.


 ©


2 comentarios:

  1. Cuando se ama de verdad, sobran los motivos. Bonito poema Ana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Breve y contundente poema. Muy bonito

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.