Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

martes, 31 de julio de 2012

Historias de unos malos tratos.











Primera parte.





Me dijo
el doctor que escribiera lo que en realidad sentía en aquellos momentos. 


Hay veces que no se ni lo
que siento, ni tan siquiera si en realidad existo. 


He perdido las ganas de reír, las ganas de relacionarme porque de momento creo que todos serán como él. Y todo por culpa de aquella tarde gris y triste, donde nunca debió existir ni de ocurrir nada.


Aquel
hombre parecía amable, bueno, cariñoso. Conquisto mi corazón rápidamente. Jamás
pensé ni por un instante que aquel mismo hombre que parecía Dios, me iba a
quitar juventud, mucho menos las ganas de vivir, con chantajes emocionales.


Aquella
tarde era como otra cualquiera, no hacía ni frío ni calor, como si el tiempo se
hubiera detenido, y por tanto el clima con él.


Todo parecía
mágico o al menos así me lo hacía ver él. Nada era imposible estando a su lado.
Le amé, le amé aunque él jamás se lo creyó. Pero ¿Porque no se lo creyó nunca?
Porque era más fácil no creerse querido, así era más fácil hacerse la victima. Así
era más fácil hacerme sentir culpable de todos sus males, incluidos los que no
tenía ni la menos idea que le ocurrían en su vida.


Un buen
día me dijo, te amo. Y yo una mujer venida de vuelta de casi todo, me lo creí.
Tal vez no debí creerme tal barbaridad, contemplando ya como lo hacía cosas que
no eran ni lógicas ni normales para un hombre hecho y derecho como él, ni el
carisma que estaba tomando, pero le creí.


Poco a
poco me iba ganando con regalos, ayudas de todas índoles y con promesas que
jamás iba a cumplir. Y aun sabiendo como sabía de la vida, me lo creí. No
pasaba nada malo por creer a un hombre, tan solo que ese hombre no era tal,
sino el mismo demonio vestido de hombre.





Continuará.

8 comentarios:

  1. Madre mía mi querida amiga, que miedo hacen estos hombres. Yo tiempo atrás también pasé por algo así, aunque claro está no era ni parecido, ya que con un susto de mis hermanos, el tío este cogió miedo y se desvaneció de mi vida. Menos mal todo acabó como en una mala pesadilla.

    ResponderEliminar
  2. "Jamás pensé ni por un instante que aquel mismo hombre que parecía Dios"...en esa frase está encerrada la clave del auto-engaño de la protagonista.
    Nadie puede ser "dios". Creerlo así hace que comencemos equivocados cualquier relación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mi niña, no podía dejar de pasar por aquí aunque sabes que no ando bien de salud, para dejarte unas letras. Siempre que oigo o leo un texto o unas letras sobre el maltrato, ya sea físico o psíquico no puedo dejar de hacerlo.

    Siempre he dicho que el maltrato siquico, el chantaje emocional, hace mucho más daño, merma mucho más el alma que cualquier otra cosa, y ese viene de alguien a quien has querido, en quien has confiado,en quien pusiste todas tus ilusiones y proyectos, sé que duele aún más.

    En estos casos siempre recomiendo un libro que leí hace tiempo, "Mujeres que corren con lobos" de Clarissa Pinkola, es un viaje al alma de la mujer,donde contribuyen a que las mujeres recuperen su fuerza, una psicología femenina, donde se conduce al conocimiento del alma, dejando atrás, pues eso, lobos disfrazados de corderos. Señores con todas sus letras que parecen y se creen Dioses, pero que al final sacan siempre su lado más cruel.

    Siempre pensé, por mi experiencia,que el amor se da sin condiciones, sin esperar nada a cambio, se entrega sin más y cuando acaba, acaba. Simplemente hay que saber perder y retirarse con la certeza de que se dió lo mejor, pero nunca haciendo daño......eso no es amor. No pasa nada en creer, calro que no pasa nada, las personas debemos creer en la gente, pero sí es cierto que una vez una se da cuenta que tal persona no era lo que pensábamos, simplemente se da un portazo y ya.

    Me enrollé verdad? jajajajaja Te dejo un beso mi niña y espero que esta historia, le sirva a muchas mujeres que estén pasando por eso mismo. El amor mi niña, se regala, se ofrece, se da............no se chantajea ni se trafica psicológicamente con el.

    Mil besos mi niña guapa

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Interesante historia… un empujón más para sacar de la no-razón a los que lo practican, para enseñar a usar la sí-razón a las que lo padecen.
    Aprovecho el relato y este comentario para recordar a todo el mundo, que a primeros de septiembre en “todo” el mundo se celebrara simultáneamente en casi todas las ciudades un acto a favor de y solidario con las mujeres de la ciudad Juárez. Todo interesado en asistir, colaborar e incluso en recitar, que busque en la red con el nombre de “Escritores por Ciudad Juárez”.
    Felicidades Ana por el relato/historia y espero leer pronto los demás capítulos.
    El anterior comentario lo he borrado por que a medias le he dado sin querer a finalizado, sin estarlo.
    Un cariñoso abrazo Ana.

    ResponderEliminar
  6. Cierto Neogénesis. Ese fue su error creer que alguien humano pudiera ser Dios. La interprete de este relato, quiere dar ese mismo enfoque, que nadie crea que alguien pueda ser el mismo dios. Jamás Dios haría algo tan macabro ni tan egoísta.

    Dani, gracias por tu comentario, espero poder participar de ese evento a favor de las mujeres maltratadas ya me mantienes informada cuando llegue el momento.

    Mi niña Yoli, así es la vida, una se confía y pone su propia vida en manos de personas que por detrás te clavan el puñal a cual más hondo. Una no se puede fiar de nada de lo que te juran, todo acaba siendo mentira.

    Anónimo. Seas quien seas, gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Ana el sitio en Facebook para enterarse del evento (no sé si aún se puede apuntar gente para recitar o ya han cerrado la lista) es esta dirección:
    https://www.facebook.com/groups/126169207501760/

    Será un evento muy interesante os aconsejo que no dejéis de asistir.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
  8. Me han comentado que con este relato ayudo a muchas personas a salir de alguna situación conflictiva, ojala sea así. Este relato es solo eso, un relato, que evidentemente puede ocurrir más cerca de nosotros de lo que nos pensamos, pero para nada estoy hablando de nadie. Es solo un relato y si con él ayudo a alguna mujer a salir de una situación embarazosa, bienvenido sea, este y todos los relatos.
    Gracias y besitos a todos/as.

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad y razón. El respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.