martes, 3 de mayo de 2011

¿Dónde?













Silencios
cortantes


como
cuchillos afilados,


corazones
contraídos


de
angustias.





Resentimientos
no


olvidados,
el sufrimiento


no es
excusa.





¿Donde
perdí la confianza?


¿En qué
tramo de la vida


quedó
estancada?





¡Por Dios!


¡No me des
la espalda!





No me
tortures más


con estos
silencios


que se
hacen eternos,


por
carencia de palabras.





¿Cuándo
perdí mi alma?


¿En qué
corazón


quedó
clavada?





Soy
culpable, lo sé,


no me di cuenta


que me la
robaban.





Tan sólo
fui, una


mujer
enamorada.





¡Por Dios!


Respóndeme.


Porque si
no me respondes,


no
soportaré vivir más


sin mi alma.


©




11 comentarios:

  1. Si hubieses perdido la confianza no te doleria tanto ese silencio.
    Que Dios perdone a quienes hacen tanto daño y nos ayude a soportarlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo poema y angustiosas palabras, espero sea escuchado tu lamento y te sea devuelta tu alma, con todo lo ello conlleva y te sientas de nuevo amada, con esa fuerza que os amasteis un dia..
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno mi niña, yo sé que estas letras tan sólo son letras de un poema maravilloso, desgarrador por el sentimiento que expresan, porque sé que tu alma nadie se la robó, además sé que una mujer como tú no lo permitiría, pero sí es cierto que a veces el amor, mejor dicho el desamor, e incluso el maldito silencio, hace que sintamos que se nos fue el alma
    detrás de un sentimiento o de alguien, pero el alma jamás se va de nuestro lado, simplemente queda dormida en nuestros adentros, hasta que un día sin pensar la volvemos a sentir y nos damos cuenta que nunca se nos fue del todo.

    Yo la perdí muchas veces y la he vuelto a encontrar en el msimo sitio en el que estaba, solo que no la veía, ahora eso sí, el sielncio es como tú bien dices, un cuchillo afilado que se va clavando no solo en el alma si no en todo el ser.

    mil besos mi niña, precioso y la imagen maravillosa.

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga, desgarradores los versos que nos has expuesto, pero preciosos también en la lucha de esa llamada a la esperanza que quiere cubrir el silencio de la soledad, me encantó Ana, tu poema, magistral, te mando un fuerte abrazo mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno, bueno. Espero que no sea una crónica de cómo te sientes tu. Pues no me cuadra que una mujer como tu, pierda el alma, que tu no te des cuenta al perderla. Y después dices: Que eres culpable lo sé, no me di cuenta que me la robaban.
    No creo que nadie sea culpable de hacer algo de lo que sinceramente no se dio cuenta.
    Bueno Lo importante es el mensaje del poema, lo que nos hace pensar y lo bello de sus palabras. Felicidades.

    Un abrazo y un besazo Himechan.

    ResponderEliminar
  6. El silencio es un arma de doble filo: unas veces nos salva, pero otras nos parte el alma.
    Muy bellos versos, Ana, pero hazme un favor: no pierdas por nadie el alma! Nadie merece ese sacrificio y ese gran dolor.

    Muchas gracias por tu felicitación de cumple. Escuché el mensaje en el contestador y te llamé por la noche, pero imagino que no estabas.
    Muchos besos, guapa, y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  7. Creo que el silencio puede ser el peor filo que lastime nuestra alma cunado se aplica como castigo o cuando nace del hastío. Duro, pero muy real.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Precioso poema Ana y triste, muy triste. Quien causa ese dolor y no hace nada para remediarlo, solo merece el olvido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Sentir o imaginar. La voluntad de expresar aquello, y la palabra accionando la maquinaria fabular.
    Vuelvo a pasearme por tus letras, sólo para felicitarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. EL AMOR OLVIDA LOS RESENTIMIENTOS Y EL ODIO LOS HACE AFLORAR.

    ResponderEliminar
  11. Ana, que poema más entrañable, ¿Dónde se pierde el alma? Un abrazo y suerte en la presentación de ese nuevo libro.

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.