Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

lunes, 12 de julio de 2010

Herida







Herida
grave que me dejas


al
marcharte de mi lado,


muerte
anunciada y no


comprendida
de este gran amor.





No
tengas remordimientos,


así es
el juego del amor, caprichoso


y
egoísta, algunas veces pendenciero


y casi siempre
traidor.





Aunque
tardará en curarse esta herida


no voy
a permitir que nadie me cambie


por esta
vil y engañosa traición.





Lloraré
en los brazos de la vida,


y como
siempre ocurre en estos casos


volveré
a creer en el amor.





Poema inédito de Ana Giner.



3 comentarios:

  1. no importa cuantas veces uno caiga... debemos levantarnos!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es ciert, Ana...cuando eso ocurre se cree que se perderá la fe y el amor nunca volverá..pero, no es asi..en cuanto esa llamita empieza a alumbrar otra vez, nuestro corazón está dispuesto nuevamente a amar.

    Besitos de nácar.

    ResponderEliminar
  3. Te felicito por este poema que es sencillamente precioso.
    El amor no atiende a razones y a veces se ciega... pero es maravilloso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad y razón. El respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.