Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

miércoles, 27 de enero de 2010

El amor de una madre II





Pintura de Gustavo Pujalte






Un buen día, de tanto pedirle a su mama que la cuidara, desde el cielo, se le presento sentada al pie de su cama. ¡Mama!, ¡Mama! Gritaba la niña, con lágrimas en los ojos. Te he echado mucho de menos.






Y yo mí vida, y yo. ¿Que tienes ahí mí niña?-Son cardenales mami de las palizas que me da Petra. -Dijo la niña desconsolada.- yo soy buena mami, no le hago enfadar, pero me pega igualmente.




-No temas mí vida. Esa mujer nunca más te pegará. Te lo juro tesoro mío.




Pasaron los días y Petra seguía pegándole por cualquier cosa que Judit decía o hacía. Pero la niña ya más valiente le decía que algún día su mama bajaría del cielo y la arañaría para que no le pegara más. Más allá de asustarse por lo que Judit le decía todavía le pegaba más. El padre dejó de regañar a su hija y hacía como que no veía ni oía nada. Jamás defendió a su hija, como ella merecía.




Una noche se oían ruidos en la casa. Judit en su habitación dormía tranquila, bueno todo lo tranquila que puede dormir una niña pequeña asustada por si la pegan otra vez. Felipe también dormía a pierna suelta, tan solo Petra se levantó a ver que eran esos ruidos que no la dejaban dormir.




Continuará....


3 comentarios:

  1. Amiga que e bllo lo que has escrito y cuanta razon tenes esperare la contnuacion,que tengas una feliz tardeee y besitos para vossss..

    ResponderEliminar
  2. ............,.---._.. ._,-';
    .... ,----(..... o`-'.,-´
    . /(........`--'._,´
    '( ..\. |__|. |'
    ......|_|...|_| BUENAS TARDES ANA COMO SIEMPRE UN GRAN PLACER VISITARTE Y LEERTE, ESPERO QUE ESTES BIENNN Y QUE TENGAS UN BUEN MIERCOLESSSSSSSSSS ABRAZOSSSS CHRISSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  3. bueno, estaré por aquí nuevamente, para saber cuál sera el desenlace.
    un beso

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad y razón. El respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.