Importante

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo, la sinceridad y verdad. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas toxicas y que traicionan mi amistad. Si no te gusta mi manera de pensar, si no eres defensora/ or de los animales; no me interesas ni como humano, ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Melancolía







Debo encontrarme en la ciudad de los sueños,

no hay besos ni caricias, ni un ápice

de la huella de lo nuestro.

¿Dónde se fueron los abrazos?

¿Dónde están esos besos?

¿Dónde….donde amor mío?

¿Dónde los dejaste quietos?

Te miro, pero no eres tú,

te busco y no te encuentro,

no hay nada a mi alrededor,

no suena la melodía que nos unió;

sin ti todo está desierto.

Doy vueltas y vueltas buscando

lo que nunca ha existido,

tal vez nunca pasó,




tal vez solo fue un sueño.

Al despertar se impone la realidad:

sigo habitando sin remedio en la ciudad

de los sueños muertos.






Ana Giner

©










4 comentarios:

Verónica dijo...

Ana, tus letras me han llenado los ojos de lágrimas... tantas veces sentí así... estoy emocionada...

Un beso

AURORA dijo...

Hola querida Ana, cuán tristes estos versos, en sueños o despierta... La tristeza lo inunda todo. Pero la poesía, aún siendo triste siempre deja un ápice de esperanza, una puerta abierta al amor, a la vida... Precioso tu blog. Un abrazo. (Aurora)

Sabanas con mis palabras dijo...

El poema de Ana Giner es como transitar por los antiguos pasos, en que una de las partes ha abandonado ya el sendero.
La poesía simboliza el cauce de las aguas que une a dos ríos que se encuentran separados por el destino.
Ese es el efecto de la palabra escrita, es la memoria que está repleta de sueños.
Víctor Manuel Guzmán

Sensi dijo...

Hola Ana no sabia que habias vuelto, lo que casto en tu poema es muy triste, pero el otoño es que nos pone a todos melancolicos...
Ah proposito aunque sea triste pero es bonito...
espero que te encuentre bien...
un besote muy grande...Sensi