jueves, 4 de junio de 2009

Secretos



 

Recostado tu cabeza sobre mi hombro,

dices entre  silencios tu sentir,

ecos de pensamientos sin decir.

Entra no te quedes fuera

siembra de alegrías mi jardín.

Tus ojos, reflejo de tu gozo,

clavados en mi piel.

Vamos atrévete.

Construyamos tú y yo

un paraíso nuevo donde las

palabras fluyan sin miedos,

donde no hayan sombras del pasado,

ni remordimientos por sentir.

Donde el cielo siempre sea azul,

donde se busquen nuestros cuerpos

 con tan sólo  el deseo de vivir.

A.G.

3 comentarios:

  1. donde no hayan sombras del pasado... sola la luz del amor verdadero puede lograr eso, lo afirmo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. que hermoso y tierno tu poema.. me quedo con eso de crear el paraíso lleno de amor y ternura que tus versos me envuelven.

    saludos fraternos
    un abrazo

    besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana; buenos días. no te preocupes. Es precioso lo que escribes como siempre. Espero que se ponga mejor y que pases un buen día. Muchos besos

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.