lunes, 15 de junio de 2009

Pérdida



Pérdida



 



Ya no
queda tinta en el tintero,



ha
quedado vació,



la pluma
se ha  secado y



ya no
puedo escribir más versos,



porque
anuncian a despedida,




despedida.



Ya no
quedan lágrimas por llorar,



y sin
embargo corren como aguaceros



por mis
mejillas.



Cuchillos
afilados clavados en el corazón,



labios
confundidos por la pérdida de tus besos,



manos
vacías de caricias,



cuerpo
solitario por ausencia de tus abrazos.



Triste
agonía por ha verte perdido,



Ya no
queda tinta en el tintero,



un ápice
en la pluma,



y
escribiendo este verso me doy cuenta



de que
tu ya te has ido.



 



Ana G.



© 



6 comentarios:

  1. Que lindo y sentidos tus versos..

    un placer pasar por tu espacio

    saludos fraternos
    un abrazo

    besos muchos preciosa

    ResponderEliminar
  2. HOLA ANA¡¡¡
    LINDO TENERTE ACA, Y PODER LEERTE¡¡¡
    TE DEJO UN BESO GRANDE¡

    ResponderEliminar
  3. Alma, me ha gustado muchísimo el poema, aunque es triste, has pintado los sentimientos exactos que alberga el alma cuando se pierde un amor.

    Precioso!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Siempre quedan palabras que hablan de lo que se vivió.
    Siempre quedan versos que transitan a tu alrededor.
    Nadie se va del todo.

    Triste poema.labios confundidos por la pérdida de tus besos,

    manos vacías de caricias,

    cuerpo solitario por ausencia de tus abrazos."

    Todo eso siempre queda.

    Un beso grandeeeeeeeeeeeeeee


    "

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana es precioso los sentimiento que trasmites. Feliz fin de semana y muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Saludos frtaernos, muy bien narrado el poema que se desarrolla en el sufrimiento. Al amor hay que tomarle el pulso y elevarlo al su máxima expresión que es el triunfo de dos almas para formar una sola. Pero si eso no sucede, es mejor olvidarlo y volver a escribirlo con alegría esa experiencia.

    ResponderEliminar

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.