Importante

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo, la sinceridad y verdad. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas toxicas y que traicionan mi amistad. Si no te gusta mi manera de pensar, si no eres defensora/ or de los animales; no me interesas ni como humano, ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

viernes, 8 de abril de 2016

Un paáncreas para diabeticos

Un páncreas 2.0 ‘liberará’ a los diabéticos

El páncreas artificial Diabeloop, desarrollado por investigadores franceses, mide el nivel de glucosa en sangre y se encarga de suministrar la dosis adecuada.

diabetes
Ver galería Todas las claves de la diabetes tipo 2 Diabeloop es un páncreas artificial que tiene por objetivo restaurar parte de su libertad a aquellas personas obligadas a convivir con la diabetes de tipo 1 –aquella en la que el cuerpo no puede producir suficiente insulina a causa de la destrucción de las células que sintetizan esta hormona–, ya que es capaz de medir, de manera inteligente y autónoma, el nivel de glucemia en sangre del paciente, así como decidir la dosis de insulina que debe suministrarle.
Este avance médico está siendo desarrollado por científicos franceses del Centro de Estudios y de Investigaciones para la Intensificación del Tratamiento de la Diabetes (CERITD), en colaboración con el CEA-Leti, laboratorio de investigación galo especializado en electrónica y tecnología de la información.
El dispositivo está formado por un medidor continuo de glucosa y una bomba pequeña de insulina de tipo parche, y ambos están conectados via Bluetooth a un smartphone dotado de un complejo algoritmo personalizado que puede precisar las necesidades de insulina de cada paciente en particular.
En declaraciones a Le Quotidien du Médecin, el profesor Éric Renard, especialista en diabetes del Hospital de la Universidad de Montpellier (Francia) –uno de los centros hospitalarios implicados en el proyecto–, señala que este páncreas 2.0 pretende devolver “la despreocupación” a los pacientes. Y, por tanto, mejorar su calidad de vida.
Porque el diabético de tipo 1 ya no tendrá que encargarse de vigilar su nivel de glucosa en sangre ni de decidir acerca de la dosis de insulina que precisa, decisiones que a veces llevan a errores por exceso (estos pueden provocar una hipoglucemia, que, en casos muy graves, conduce incluso al coma) o por defecto (la hiperglucemia puede implicar problemas en los vasos sanguíneos que irrigan los ojos, los riñones, el corazón y el cerebro o incluso favorecer el desarrollo de aterosclerosis).
En comparación con otros competidores internacionales que trabajan en proyectos similares a este, Diabeloop se distingue por contar además con un servicio a distancia, que incluye la monitorización del paciente por parte de equipos médicos las 24 horas del día. 
Este proyecto se viene desarrollando en Francia desde 2011 y un primer prototipo pasó con éxito todos los estudios clínicos realizados en 35 personas en 2014. En estos momentos se siguen llevando a cabo numerosos tests y ensayos y, si los resultados son los esperados, el Diabeloop empezará a comercializarse a finales de 2017 en Europa. 

Información de Muy interesante:

Es triste



Es tan triste, que la misma vida
te arrebate lo que somos.
Es tan triste, no recordar tus manos,
que con tanto esmero me acariciaron.
Es tan triste, mirarte fijamente y
no saber si me quieres hacerme daño o cuidarme.
Es tan triste no recordar quién eres.
Es tan triste, tan triste.
Es tan triste, discutir por tonterías,
tengo la razón o por el contrario la tienes tú,
tendiéndole un pulso a la vida en vez de vivirla,
discutir y hacer las cosas tan grandes, que
al final de la discusión, nadie sabe porque se discutía.
No, no somos conscientes de que la vida es un suspiro y
pasa tan deprisa, me niego a todo ello.
Quiero contemplar la flor que crece,
ver el agua correr por el arroyo, decirte y escuchar,  te quiero.
Despertarme y saber que tú eres tú,
vivir la vida hasta que no me quede aliento.
Pero soy consciente de que tal vez, quizás un día,
abra los ojos y no recuerde tu nombre.

Poema inédito de Ana G.

lunes, 4 de abril de 2016

Techo y Comida






Esta semana que iniciamos, o sea mañana, no voy a poner frases, ni palabras, ni sonrisas. No hay palabras para explicar tanta diferencia social entre personas. Los gobiernos que no se aclaran porque todos quieren mandar, los bancos son rescatados y las personas buscan en basureros, porque no tienen que comer y encima por si no fuera suficiente son desahuciados para que mueran de frío. No, esta semana no me apetece decir frases alentadoras ni bonitas y no me importa si gusta o no i si dan un me gusta o no. Esta semana pido, al margen de no tener gobierno ya que a estas alturas sus desavenencias me importan bien poco o nada. ¡Basta! Las personas necesitan urgentemente soluciones y no palabras con buena fe. Asilo para los refugiados y TECHO Y COMIDA PARA TODOS. YA MISMO.


martes, 22 de marzo de 2016

Condeno este y todos los atentados






Hace tan sólo dos días,  os deseaba un inicio de la primavera con paz, amor.  Siempre tiene que venir alguien y joder nuestros deseos. Condeno totalmente los  atentados en Bruselas, y cualquier atentado hacía la vida humana. Es la barbarie más grande que un ser humano puede hacer, quitar la vida a otra persona. Mis condolencias a los familiares de los fallecidos y heridos. Y cómo no, a todo el mundo musulmán, que tampoco se lo no merece.

martes, 8 de marzo de 2016

¿Porqué no día de las personas?



El Día Internacional de la Mujer es una fecha que se celebra en muchos países del mundo a través de todos los continentes; separadas por diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen con un mismo fin, luchar en pro por la igualdad, la justicia social y la paz. Y así llevamos, más de noventa años.

¿Por qué no, el día de las personas? Existe el día de la mujer porque, trabajando igual que los hombres, cobramos menos, tenemos que demostrar más y ser mejores. Me gustaría un día despertar y que no existiera distinciones por el hecho de ser mujer, es como mínimo denigrante. El día de la mujer, lo celebramos con eventos de diferentes índoles. Charlas, recitales de poesía, etc. todo un elenco de reivindicaciones sociales.
¿Tiene que haber un día de la mujer para reconocer nuestra valía? ¿Hasta cuándo vamos a tener luchar por nuestros derechos? Unos que se creen con el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo; si podemos o no abortar, otros, están tan absortos en el papel de macho alfa, que se atreve a matarnos y algunos hasta sus propios hijos. Otros a opinar lo que no tienen ningún derecho a opinar. Caramba, si no se nos obliga a ser quien no somos ni nuestro propios padres. ¿En qué momento decidió el hombre que tenía el poder sobre nosotras para cortar nuestra libertad y dignidad? Jamás hay que ceder al chantaje ni a vejaciones, por el hecho de ser tu padre, tu pareja o la mismísima iglesia. Que no te condicione nadie. Afortunadamente me considero una persona libre en pensamientos y decisiones. Como persona exijo que se comporten conmigo de la misma manera, que me comporto con los demás. “Nadie tiene el derecho de mandar de ti”. Sí, hay que unirnos, pero para celebrar el día de las personas, no importando la religión, raza o ideales. Tenemos dones muy preciados; la capacidad de dialogar, razonar y comprender. Y si no estamos de acuerdo, que impere sobre todas las cosas, el respeto como personas.
Contra el maltrato, tolerancia cero.

lunes, 7 de marzo de 2016

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral fue galardonada en 1951 con el Premio Nacional de Literatura de Chile. Ha sido asimismo la primera ganadora del Premio Nobel de Literatura de América Latina.

Siento mi corazón en la dulzura
fundirse como ceras:
son un óleo tardo
y no un vino mis venas,
y siento que mi vida se va huyendo
callada y dulce como la gacela.

Poemas de : Gabriela Mistral

lunes, 22 de febrero de 2016

Una Marsellesa para los niños



A finales de los 90, una canción ocupó las primeras listas de éxitos: se titulaba If you tolerate this, your children will be next. La popularizó un grupo inglés llamado Manic Street Preachers.
Lo curioso es que el título de la canción, según leí alguna vez, tiene su origen en un cartel impreso durante nuestra Guerra Civil. Al parecer, una maestra de un pueblo de Teruel sacó a los niños de excursión al campo en un día soleado, y la fatalidad quiso que unos aviones los bombardearan. Quiero pensar que los pilotos no se dieron cuenta de que eran criaturas. Al fin y al cabo, desde las alturas todos parecemos "locos bajitos" (J. M. Serrat).
En el cartel, se podía ver el cadáver de un niño, unos aviones en formación, y la leyenda: IF YOU TOLERATE THIS, YOUR CHILDREN WILL BE NEXT (Si toleras esto, tus hijos serán los próximos).
El caso es que, tras los recientes sucesos de París, ante la brutalidad de los atentados de estos nuevos bárbaros, muchos tomamos durante esos días La Marsellesa como referencia.
Fue extraordinariamente emotivo el que los asistentes a un partido de fútbol abandonaran el campo cantando su himno. También la espontaneidad de las Marsellesas en algunas manifestaciones posteriores, tanto en la capital de Francia como en cualquier otro lugar del mundo (¿civilizado?). Yo mismo la he tarareado varias veces ante las imágenes de algún telediario, de un periódico o del sonido de la radio.

He de decir, sin pretender caer en sensiblerías, que me ha parecido una magnífica reacción ante esos bestias. De alguna forma, a todos los que nos oponemos a esas brutalidades nos une todavía más, si cabe, tener nuestra canción (que no nuestro himno). No hay duda de su especial significado, el reconocimiento a todos los niveles (quizá sea el himno más conocido), y el simbolismo que ya de por sí tiene la propia Marsellesa en la patria de la Ilustración.
Pero... he aquí que en estos días de atrás pudimos leer algunos titulares tan terribles cómo estos: "El 30% de los refugiados que han muerto en el Mediterráneo son niños. De ellos, el 5% son bebés de menos de dos años"; "Europol informa que diez mil niños han desaparecido tras tocar suelo europeo".
Y como no pude acordarme de la letra de toda la canción, la busqué hace meses para escucharla con detenimiento cuando los medios reprodujeron la famosa foto del niño Aylan Kurdi en las costas de la isla de Cos; y empecé a tararear el estribillo:

If you tolerate this, then your children will be next.
If you tolerate this, then your children will be next.
Will be next
Will be next
Will be next.
Mientras, en mi cabeza aparecían esas imágenes de pateras en nuestro estrecho. Esos cayucos que salían de Senegal para arribar a las costas de Canarias (yo he "navegado" en uno de esos barcos en el propio Senegal, y hay que estar muy desesperado para atreverse a tal desafío). Ataúdes flotantes con decenas de familias que cruzan desde Libia el estrecho de Mesina. Travesías en barcas de goma con salvavidas falsificados para llegar a una isla griega...
Y con un denominador común, siempre con niños.
Esos niños de los que a veces nos pasa desapercibido que son todos absolutamente iguales. No hay niños blancos ni negros. No hay niños mayores o pequeños. No hay nacionalidades entre niños. Sólo son niños.
Y lo que es más importante, no caben religiones entre niños, pues ellos mismos deberían ser, y en muchos casos son, la única y verdadera religión.
Y esto es porque todos traen consigo algo en común desde el mismo día de su nacimiento: un presente que a todos iguala, porque no son más que eso, niños; una esperanza, la de que algún día sean mejores que sus mayores; y un futuro, del que sin darnos cuenta dependemos todos los que hemos dejado de ser niños.
De manera que, por favor, la próxima vez que veas, leas o escuches esas historias, o cualquier otra en cualquier lugar del mundo que tengan que ver con los niños, procura no emitir juicios, no les sentencies y, sobre todo, no permitas que se hagan determinadas manifestaciones en función de la raza, religión o procedencia de sus padres.
¿A quién no se le heló el aliento cuando contemplamos aquellas imágenes de unos doscientos chavales de siete u ocho años tumbados en el suelo a la espera de que esos malnacidos del Daesh les asesinaran?
No nos dejemos influir por tanta teoría conspirativa. Flaco favor le haríamos a nuestra conciencia y a nuestra humanidad si la crispación porque nos ataquen en un lugar tan simbólico como es París nos impide ver y comprender lo que hay detrás de ese fenómeno de los refugiados... y sus niños.
Así que os invito a que, como mínimo, simplemente murmuréis:
If you tolerate this, then your children will be next.
Will be next.
Will be next.
Will be next.
Y más que eso, piensa que en cualquier momento, cuando menos te lo esperes, como ya nos ha pasado en muchas otras ocasiones, si toleramos esto, entonces nuestros niños podrían ser los siguientes.
Artículo de:  Ángel Domínguez Adrio
 
Escritor y autor de "Un pasado imperfecto"