lunes, 10 de marzo de 2014

Libre como el viento




Tú piensas que soy afortunada
de tenerte a mi lado,
dándome tus migajas,
de cuando en cuando,
o cuando a ti te dé la gana.
Tú, que crees que no tengo deseos,
de sentir unos besos ardientes,
de sentir un cuerpo caliente
en mi vacía cama.
Tú, que crees que soy dichosa
con lo que me das,
que es bien poco, o a veces nada.
Tú, que crees que soy feliz
y me conformo con tan sólo unos
cuantos besos y un puñado de caricias,
sonriendo tus gracias.
Te equivocaste de medio a medio
si pensaste que me conformaría
con esas pocas migajas.
Yo soy como el viento,
cargada de sensualidad,
despertando deseos,
por allá donde vaya.
Yo soy una mujer que desprende
deseos por los poros de la piel,
y que ya se cansó de pedirte ser amada.
Y ni todas tus caricias,
ni tan siquiera, los pocos
“te quiero” de cada mañana,
me bastan para saciar mi sed,
que emana desde el fondo de mi alma.
Te equivocaste de medio a medio
si pensaste que era eso lo que yo merecía
conformándome con esas pocas migajas.
Ana G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad, el respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.