Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

lunes, 10 de marzo de 2014

Libre como el viento




Tú piensas que soy afortunada
de tenerte a mi lado,
dándome tus migajas,
de cuando en cuando,
o cuando a ti te dé la gana.
Tú, que crees que no tengo deseos,
de sentir unos besos ardientes,
de sentir un cuerpo caliente
en mi vacía cama.
Tú, que crees que soy dichosa
con lo que me das,
que es bien poco, o a veces nada.
Tú, que crees que soy feliz
y me conformo con tan sólo unos
cuantos besos y un puñado de caricias,
sonriendo tus gracias.
Te equivocaste de medio a medio
si pensaste que me conformaría
con esas pocas migajas.
Yo soy como el viento,
cargada de sensualidad,
despertando deseos,
por allá donde vaya.
Yo soy una mujer que desprende
deseos por los poros de la piel,
y que ya se cansó de pedirte ser amada.
Y ni todas tus caricias,
ni tan siquiera, los pocos
“te quiero” de cada mañana,
me bastan para saciar mi sed,
que emana desde el fondo de mi alma.
Te equivocaste de medio a medio
si pensaste que era eso lo que yo merecía
conformándome con esas pocas migajas.
Ana G.

No hay comentarios: