Nota

Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

sábado, 22 de febrero de 2014

¿Culpable o Inocente?

El caso del sonámbulo homicida: ¿culpable o inocente?



A sus 43 años, Scott Falater, vecino de Phoenix (Arizona), tenía un buen sueldo, un trabajo reconocido y una casa con piscina donde vivía con su mujer y sus dos hijos. Todo iba bien hasta que la noche del 16 de enero de 1997,mientras los niños dormían y él aparentemente también, mató a su mujer tras asestarle 44 puñaladas, arrojó su cuerpo a la piscina y guardó su vestido manchado de sangre en el maletero del coche. Al día siguiente no recordaba nada. Según los expertos de la defensa, entre los que figuraba Rosalind Cartwright, psicóloga especializada en trastornos del sueño y profesora de Neurociencia en la Rush University Medical Center de Chicago, Falater había sufrido un episodio de parasomnia; en concreto, un tipo de sonambulismo que, en contadas ocasiones, puede desembocar en conductas violentas.

“Si se demuestra que un individuo es sonámbulo y, en ese estado, comete un delito, puede quedar indemne”, asegura Cartwright. Sin embargo, Falater fue declarado culpable, un veredicto desacertado en opinión de la psicóloga, quien recuerda que los hijos del acusado y sus padres declararon a su favor. “El experto del sueño presentado por la fiscalía convenció al jurado de que Falater había planeado el asesinato y de que estaba despierto cuando lo cometió, aunque no había pruebas de tal cosa”, recalca Cartwright. Pero, puesto que el sonambulismo en los adultos es muy poco frecuente, poco pudo hacer la defensa, y Scott Falater fue condenado a cadena perpetua.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sed respetuosos con vuestros comentarios. Todos tenemos nuestra verdad y razón. El respeto a la opinión de los demás, nos hace seres tolerantes.